lunes, 16 de julio de 2012

one way out de the Allman bros. band

Me parte el corazón darme cuenta de cuán pequeña soy en el mundo que más me importó, importa e importará jamás.
La incertidumbre del no tener, del no haber tenido, me llega tan hondo que ni si quiera se decir quien soy. Los eneagramas me quedan pequeños para tantas sensaciones que llevo dentro, porque la vanidad no es lo único que me recorre, y el cuatro, no es el único número que me martiriza, aunque si el que más. sin contar nunca el siete y el once que me destrozan el corazón de forma diferente. Con amor. Me lo destrozan con un amor puro, inocente e inolvidable. Los sietes y los onces no son más que la cruda realidad de aquello que me hizo crecer como mujer y de aquello que me hizo llorar hasta comprender que hasta las más alegres lágrimas te queman las mejillas como ácido, mientras el corazón se intenta mezclar como el mercurio cercano.

4 mindstream:

ronroneó

Sí,incluso las lágrimas de felicidad queman las mejillas. Me parece muy bonito lo que has escrito, esas cosas que significan mucho para nosotros y son nuestras,de nadie más. Un abrazo^^

Carlita Serrano ronroneó

Wow, hacía mucho que no andaba por acá, lindo cambio de look a tu blog! Me encanta!

El amor es complicado, y a veces duele, pero es parte de la vida, del aprendizaje, y lo que hoy parece muy importante, mañana te parecerá insignificante en comparación. La vida es una rueda.

álex ronroneó

lo que sigues, es preciosa.

Mire_Mayu ronroneó

¡¡Hola!!

Me parece precioso, pero sobre todo desgarrador lo que has escrito.

Tus letras tienen algo que conmueven inmensamente.


Oh, decirte que he escrito una pequeña (muy pequeña) reseña de tu relato En medio de ninguna parte y me encantaria que lo leyeras, y que te gustara, claro.

Aqui te dejo el link: http://mayuamoraprimeravista.blogspot.com.es/2012/10/en-medio-de-ninguna-parte-de-katua.html

Un beso.