martes, 15 de noviembre de 2011

Stay you way from me.

Este es el instante en el que pecar de confiada no es tan malo como se piensa, pero me pregunto en que momento la vida empieza a girar sobre sí misma y te dice 'oye, chica, ¿esto es lo que tienes? Te doy un poquito más' y tú le contestas que para qué, si luego te lo va a volver a quitar, porque sí, que tú lo sabes, que es inevitable.
Pero, ¿por qué no descansar un ratito y pecar de confiada? Que importa que pase mañana.
Solo siéntete libre para ser tú, sin que importe el resto del mundo, de las horas. Porque es genial darse cuenta de que no todo es tan malo, y aunque tengas un día raro, ser capaz de decir '¡qué cojones! A vivir la vida, que me lo merezco, carajo.' Y ser, simplemente, un poquito menos exigente y un poquito más feliz.

2 mindstream:

Carlos Rodríguez Arias ronroneó

Claro que sí, me encantó y el final...
Por cierto me encanta el cambio que has hecho, es genial
Un beso

Nerea ronroneó

¿Exigente? Realmente exigente. A mi también me pasa.