miércoles, 8 de diciembre de 2010

El Broadway de Saul Bellow.

En Broadway hacía una tarde luminosa y el aire enrarecido permanecía casi inmóvil bajo el plúmbeo sol, y había pisadas en el serrín que alfombraba el umbral de carnicerías y fruterías. Y la inmensa, la gran multitud, el inacabable flujo de millones de seres de toda raza y especie seguía su curso, apretadamente, gente de todas las edades, de toda condición, poseedora de todos los secretos humanos, antiguos y futuros, y en cada rostro la quintaesencia de un afán particular: trabajo, gasto, lucho, pienso, amo, insisto, retengo, cedo, envidio, ansío, desprecio, muero, escondo, quiero. Deprisa, mucho más rápido de lo que se tarda en llevar la cuenta. Las aceras, más anchas que cualquier avenida; la calle, inmensa, se estremecía y lanzaba destellos...

2 mindstream:

Mizzy Pops ronroneó

definitivamente me gusta como escribes

Andrea ronroneó

No tiene nada que ver: si tu vida depende una persona, simplemente intenta que esa persona esté cerca hoy, porque como ya he dicho, toda tu vida puede ser hoy.

pd: yo tmb espero que no sean mis únicas palabras, estoy segura que habrán más, por ejemplo, estas :)
Un besito guapa