lunes, 27 de septiembre de 2010

Me recogí el pelo con una goma y me metí en la ducha. Me dolía la piel, todo el cuerpo. Noté el agua caliente en la nuca y apoyé la cabeza en la pared haciendo que no se me mojara el pelo. Quise sonreir, y sin querer, acabé susurrando su nombre.

0 mindstream: