lunes, 20 de septiembre de 2010

Lo más duro de despedirse, es tener que hacerlo cada día.
Porque cada día hay que enfrentarse a la misma verdad; que la vida es breve, que nuestro tiempo aquí es corto y para honrar a los caídos debemos vivir bien nuestra propia vida.

0 mindstream: