domingo, 19 de septiembre de 2010

-Dime, ¿De qué nos sirve todo esto?- Contesté ahora más tranquila, más dolida que enfadada.
-Es un corte por lo sano, hace mucho que lo querías ¿No?
-Nunca deseé esto. Jamás habría querido perderte, o peor, que me perdieras tú a mí.
Le agarré de la camiseta apoyando la frente en su pecho, tenía ganas de gritarle sobre el dolor que estaba sintiendo, la impotencia que me daba el sentirme tan estúpida. Pero no hice nada de eso, solo me apoyé y tiré de la camiseta, esperando a que él me abrazara fuerte y me dijera que todo iba a estar bien.

-Todavía estoy esperando a que lo hagas, ¿Sabes?- Dije mirando al cielo, embobada viendo la Luna borrosa.- Y no sé cuando seré capaz de hacerlo, de dejar de soñar. Al parecer no es tan fácil como creía eso de olvidar.

2 mindstream:

Mae Taras ronroneó

Me encanta esta entrada, siempre es un placer pasarme por aquí, leo todas y cada una de las entradas que publicas...
Un besitoo !

P.D. solo añadirte que estoy comenzando otro blog, si quieres pásate ^^
http://heartsoulanddesire.blogspot.com

bianca ronroneó

Uno nunca deja de soñar, uno nunca olvida, sólo supera. Momentos como los que relataste son difíciles de superar. Nunca hay que dejar de soñar.
Me gustó mucho la entrada, te sigo, un beso! :)