lunes, 19 de julio de 2010

Wuthering Heights

Paso la página metida completamente en la historia. Catalina todavía es una niña y Heathcliff todavía es un idiota. Me llena la boca de sonrisas esa historia. Cada imprecación. Cada personaje. Desde Hindley hasta Edgar Linton. 
Es de locos, ¿Verdad? No es mi historia favorita, la verdad es que Jane Eyre me gusta más, de otra de las hermanas Brönte. Pero sigo enredando las palabras en mi mente, absorviendo detalles que hace unos años pasé de largo, tal vez era que no los entendía, o que me resultaban absurdos. Y ahora, ahora entiendo la historia de otra manera. Sí, el amor y la locura. Pero eso no ha hecho que cambiara mi forma de pensar. Es decir, sigo pensando lo mismo. No quiero volverme loca, y menos por amor. Nadie se merece eso. Y Heathcliff se pega con todo. Va de duro, de machote. Y resulta que se vuelve loco de remate, ¡por amor! 
Que triste, ¿eh?
Y aún así, me la leería una y otra vez. 

0 mindstream: