sábado, 10 de julio de 2010

El amor tiene sabores.

Dejo el palito de madera sobre la encimera y me paso la mano por la boca pegagosa, relamiéndome.
-Joder, malditos polos.
Él sonríe y apoya un dedo en mis labios, para justo después acercarse y lamerlos despacio.
-Ahora saben todavía mejor, guapita.
-La mandarina, es lo que tiene. Está deliciosa, ¿Verdad?

1 mindstream:

Jessica ronroneó

mmmm deliciosos tus escritos!!! ;)