jueves, 9 de julio de 2015

Perales trae de vuelta la enana que hay en mí.

Volver al pasado puede llegar a ser algo muy divertido. Como, por ejemplo, cuando recuerdas una época de rupturas emocionales. Nos estamos haciendo mayores...
Muchos años han pasado ya desde que conocí al que puedo recordar como mi primer amor. Muchas lágrimas han caído por él y por mi. Por no ser nosotros. Y ahora... Cuando pienso en todo lo que ha sido para mi, me doy cuenta de que parte de lo que soy se lo debo. Estoy segura de que si alguna vez lo leyera, sabría que hablo de él.  Porque lo nuestro fue una triste historia de amor. O desamor, si lo prefieres,  gato.
No escribo por nostalgia, ni por amor o tristeza. Escribo porque fue lo que tú me enseñaste, y lo que poco a poco he ido dejando atrás.  Las palabras se me quedan grandes, pero en el fondo de mi corazón sigue existiendo esa niña con una enorme sensación de soledad. Estoy celosa por perderte. Porque lo que estoy segura que extrañaré siempre,  es esa forma tan inverosímil de ver la vida que tenías.
Algún día,  quizás nos crucemos, y será bonito, porque aunque no nos reconozcamos, saltarán chispas en alguna parte de nuestro ser. Y la vida, sin que nos demos cuenta, será un poco más bonita por ello.
Al menos la mía,  amor.
Att: Nana.

1 mindstream:

Darkness ronroneó

que lindo texto!! Muy real. seguime, yo ya te sigo. Besos!