viernes, 7 de febrero de 2014

Ese momento tan conocido por todos, ese momento en el que escuchas como tu corazón se rompe en mil pedazos, como las lágrimas se convierten en tu peor pesadilla y los nervios te traicionan, dejandote en un estado tan deplorable que da hasta vergüenza mirarse al cristal. La sensación de ser el ser menos necesitado del mundo, el más imprescindible, cuando de verdad sientes que vas a estallar de pura tristeza y desasosiego.
Y es que es así, así es como nos rompemos los humanos, de forma brutal e inesperada, o esperada, pero que no quieres ver. La vida se agolpa ante ti como la cosa más pesada del mundo, y tú solo quieres llorar hasta quedar inconsciente y nunca volver a despertar. No hasta que esa sensación de pérdida haya desaparecido. Y es que lo malo de perder a alguien, no es el hecho de perder a esa persona, sino lo que esa persona se lleva de ti consigo, sin consideración ninguna, sin quererlo, sin saber ni por qué está ahi.
Y es que así eres, así soy, el ser menos necesitado y más imprescindible del mundo. Y si a nadie le importa, ahora mismo, me cambio el pellejo con cualquiera.

0 mindstream: