jueves, 29 de agosto de 2013

No importa lo fuertes que seamos, los traumas siempre dejan cicatrices. Nos siguen hasta casa, cambian nuestras vidas. 
Los traumas complican nuestras vidas, pero quizá sea su fin, el dolor, el miedo, la miseria, quizá pasar por eso nos hace seguir viviendo. Es lo que nos empuja. Quizá necesitemos complicaciones para asumir responsabilidades.

0 mindstream: