lunes, 6 de junio de 2011

Muere el héroe.

-Te iba a decir que te quería, pero de repente se me han quitado las ganas.
Deja los cubiertos de mala manera sobre el plato, aún lleno, mientras arrastra la silla hacia atrás para levantarse.
-Eres una paranoica, Emily.
-¿Paranoica? ¿Te parece de paranoica que vayas por ahí haciendo daño a personas que te dan igual? Porque a mi lo que me parece es que eres un pedazo de hijo de puta. Esas familias no tenían culpa de nada.
-Así va el negocio, cariño.
-¿Negocio? Mira, Anyel, puedes dedicarte a lo que quieras, pero deja de masacrar allá por donde pasas. Si te deben pasta, haz algo, pero deja de matar a personas inocentes por la simple adrenalina que te recorre.
Se acerca peligrosamente a él, con los ojos llenos de rabia y rencor, sintiendo que tiene ganas de cometer una locura, de clavarle una estaca en el corazón a ese monstruo asesino.
-Para de una vez, Emily. No me obligues a hacer algo que no quiero.
-Hazlo, mi amor- dice con la voz estrangulada.- Hazlo, mátame igual que hiciste con mi hermano, y con mi hijo. Hazlo si tienes cojones.
Se levanta de la silla y la empuja contra la pared agarrándola del brazo.
-Estás empezando a tocarme los cojones de forma poco saludable.- Le dice medio gritando, apretando las mandibulas y abrasándola con la mirada.
-Te diré una cosa.- Dice a media voz- Solo yo he sabido hacerte ver lo que era el amor, solo yo he sido capaz de aguantar esta mierda de vida que me ofreces por el simple hecho de darte el beneficio de la duda. Pero, ¿sabes qué? No eres como yo pensaba, eres todavía peor. No tienes corazón aquí dentro, -sigue, apoyando la mano sobre el motor de su cuerpo- no tienes alma, no, cariño, no tienes. Ni si quiera me tienes a mi, y no me vas a volver a tener nunca.
La suelta y se da la vuelta mirando hacia ninguna parte, mientras ella se masajea el cuello con las mejillas anegadas en lágrimas.
-¿Y sabes lo peor, vida? Que estás muerto. Tú mismo te has suicidado, porque sin amor no hay vida, y tú perdiste el único que tendrás por tu eternidad. Me perdiste, y ni si quiera quisiste darte cuenta.

2 mindstream:

Manue † ronroneó

Gracias por tu comentario. Hermoso tu blog ♥ qué tengas buena semana, besos!

Doesntshine ronroneó

Solo la primera frase ya me ha encantado...
Genial!
besos :)