viernes, 10 de diciembre de 2010

beautiful lie

En la oscuridad de la noche todo se ve de otra forma. Las cosas que creías importantes, como el no poder conectarte al facebook, o no poder actualizar tu blog, pasan a ser acciones no secundarias sí no más allá. Esas cuatro paredes y esa puerta que te evaden del mundo exterior, donde están las personas que viven la vida fuera de una pantalla en la que solo hay letras e imágenes sin movimiento. Hojas en blanco y marcos que no te dicen ni enseñan nada de la vida. Pero detrás de todo eso, fuera, fuera de todo eso, está la gente que te quiere. La que te vistió y te dio de comer, la que te riño por pelear con tu hermana, la que te acunó mientras esperabais en la sala de espera de urgencias porque te has cogido una gripe, la que nunca enfermaba porque no tenía tiempo para ella misma, solo para sus hijas. La que al nacer te cogió con un cuidado infinito e hizo que boquearas por primera vez en tu dichosa vida.
Me pregunto por qué dejamos de lado lo que tenemos para conseguir otras cosas. Yo se lo pregunto ahora a mi madre, y la pena es que no obtengo respuesta. Cuando le digo al viento de la noche que la extraño, su única respuesta es una ráfaga tras otra que me da a entender que él no tiene culpa de los errores que yo haya cometido, del tiempo que haya perdido y del que perderé. Tantas cosas que se supone que aprendí a valorar de una forma irremediable. Esa adolescencia que perdí junto con ella, esa juventud que se me ha ido de golpe con un mazazo en el estómago de estos que te dejan sin respiración. Y es que no sé quien o quienes creéis que son los importantes en vuestras vidas, pero en la mía, falta un trozo enorme, tan enorme,  que hablarlo es como clavarme anzuelos. 

1 mindstream:

rockmantica ronroneó

No te culpes de nada, todo en la vida pasa por algo. MUCHA FUERZA!