domingo, 7 de noviembre de 2010

Para un primer año con más separaciones que otra cosa, tengo que dedicar una entrada medianamente valiosa -más bien intentarlo-. Las musas estas griegas o latinas o lo que quiera que fueran, que no me acuerdo, se han comido mi inspiración de una manera descomunal, asi que sencillamente, voy a intentar hacerlo lo mejor que pueda.
No voy a hablar de cuando nos conocimos ni nada de eso -era un perro de dibujos- si no de como avanzamos, y como lo hicimos siempre los dos juntos. Cuando uno estaba el otro procuraba hacer lo mismo, ir al mismo ritmo, sinceramente era guay, pero estabamos 'destinados' por decirlo de alguna forma a pelearnos una y otra y otra y otra.. y otra vez. Supongo que eramos así de gilipollas. Pero oye, que nos queríamos.
Hemos estado en los momentos dificiles, porque.. en fin, es raro, chico.
Al principio no me gustaba nada, que indiferente me era xddd, pero será que estamos los dos igual de colgados y añadiendo que somos unos problemáticos de cuidado, pues claro, eso nos tenía que unir. Claro, claro, xd. ME RIO POR NO LLORAR, EH. xDDDDDDDDDDD.
Bueno, los amigos -amigas- la casa, las movidas, las tonterías, los enfrentamientos, las separaciones de todos con todos, la suya y la mía; todo esto en menos de un año. La única diferencia entre 'separaciones' y 'nuestras separaciones' es que siempre volvíamos uno de los dos -más veces yo- y era bonito, porque las discusiones implican que haya que decir ciertas cosas para aliviar el dolor, asi que digamos que merece la pena -como casi todo lo hubiese merecido con él-.
Un año.
El siguiente paso ya fue más serio. Ya dejó de ser un juego de veras, para mi bastante más. Se me hizo más complicado tener que aguantar situaciones y malas contestaciones y no darlas. AAAW.. como he aprendido de él. Pues toda la mala leche que llevo encima, toda la que llevo acumulada desde hace tiempo me ha enseñado a soltarla de una forma que en vez de hacerme daño a mí misma, se lo hacía a cualquier otra persona -incluido él-.  Que fácil era llamarle capullo, echarle cuatro cosas en cara e irte a fumar un porro o quedar con otra persona. Siempre disfrutaba de ese polvo. Y que típico ha sido en los últimos dos años de mi vida. Lo peor era lo de después, porque claro, cuando te quedas en la fase post orgasmo ya todo se ve diferente, ya nada es tan bonito como cuando llegaste a casa de sus padres /hermano/primo/abuelo/tío/loquefuera.
Primer Noviembre. Vaya, le hice esperar días hasta que por fin fue Siete de Noviembre. Ya, fue una niñatada, pero eh, decidme que el número no es bonito. Con lo que son los números impares.. Realmente geniales. Y vamos, la espera mereció la pena, al menos a lo que a mí se refería.
Creo que de alguna forma he celebrado cada siete desde hace justo un año. Pensé que no aguantaríamos nada, que todo se iría a la mierda como siempre nos ha pasado, pero no, esa vez fue diferente. Un ni contigo ni sin ti que de alguna forma daba vida.
Dos años.
La última etapa ha sido la más emotiva y la más dura. Miles de millones de discusiones por terceras personas -más bien por nosotros mismos, poniendo excusas, y hablo por mí-, y aunque, no hemos estado juntos en todo este tiempo, ninguna recaída 'seria' en todo el año, ha habido una continua sensacion de necesidad.
Llamemosle amor. O como quiera que sea.
Tres años.
Feliz primer año. Te quiero.

2 mindstream:

La Haine ronroneó

felicidades entonces ^^
yo mañana hago 1año con mi chica :)
Soy nueva por aki, te sigo vale?
un besito :*

Anónimo ronroneó
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.