miércoles, 16 de junio de 2010

Nada.

Me siento en el borde de la cama y la miro con los ojos entrecerrados.
-Vamos tía, te tienes que recuperar, porque si no, no sé que voy a hacer, ¿Sabes? Que yo te curo el corazón roto, que tu me conoces.
Las ganas de vomitar se me agolpan en la garganta y no me queda ottra que salir corriendo -tambaleandome- al baño. Las arcadas me destrozan la garganta, y los ojos me lloran del esfuerzo. Me meto los dedos todo lo que puedo, hasta que la mano no me cabe en la boca. Hay movimiento en el cuarto, pitidos horribles y gente que da voces con -lo que parece- desesperación. Alguien que llora, alguien que da ordenes. Y luego nada. Solo yo. Solo mi estómago, y mi esofago abrasado. Y luego nada. El suelo frío y mi mente apagada. Y luego nada.

2 mindstream:

psicoparanoica ronroneó

Texto impresionante.

(sé que no es interesante lo q te digo :)(lo digo por tu frase de "dime algo interesante..")

Pero me ha encantado lo que has escrito, no hay más.

Un beso

Esme ronroneó

wow...