lunes, 21 de junio de 2010

No puedo parar sin tí, ¿Lo entiendes?

Me apoyo en la pared e intento seguir caminando. Procuro mirar al techo pero el mareo me impide incluso mover la cabeza. La bolsa de coca está vertida sobre la mesa del salón y me fallan tanto las piernas que creo que me voy a tropezar con mis propios pies. Llevo el móvil en el bolsillo, lo estoy notando contra mi piel al andar. Entro en el baño y me miro en el espejo. Tengo un aspecto lamentable, no parezco yo. Saco el móvil y busco un número en la agenda. La dejo pasar, no sé a quien llamar. Mast aparece en la pantalla, y quedo el marcador sobre su nombre sin saber que hacer. Al final le doy a la tecla de llamada. Salta el contestador y cuelgo. Toso llevandome una de las manos a la sien dolorida. Vuelvo a intentarlo. Me tiemblan tanto las manos que no sé si voy a ser capaz de aguantar el movil contra mi oreja.
-Qué
-Mast...
-Tío, déjame ya en paz, ¿No? Macho, ni comes ni dejas comer.
-Mast, te lo suplico.
Toso de nuevo notando los borbotones de sangre que emanan de mi nariz. Tengo la voz entrecortada por el llanto. Estoy tan asustada que no sé que decir.
-Ahora voy.
Y cuelga, y pierdo ligeramente el equilibrio apoyándome inmediatamente en el lavabo para no caerme de bruces. Y veo la sangre. No puedo más.


Cuando llegué estaba tendida en el suelo, y por un momento temí que estuviera muerta. Pero no. Ella era tan cabezona, que ni si quiera se dejaba morir. Creo que por eso me enamoré de ella.
Mast.

1 mindstream:

Mae Taras ronroneó

Qué bonito!
Hacía tiempo que no me pasaba por aquí... No sé si leiste la entrada de mi blog "I'm sorry" (ahí cuento que me castigaron u.u)
Bueno... otra vez digo qué bonito!
Y me despido.
SaLu2!